Selecciona tu pais

Coronavirus, embarazo y bebéCoronavirus, embarazo y bebé

Coronavirus, embarazo y bebé

¿Cómo es el riesgo al que expone la COVID-19 a la mamá y el/la bebé?


A continuación encontrará un resumen de los hallazgos más recientes sobre el coronavirus (COVID-19), los síntomas de esta enfermedad y el impacto que ha tenido sobre las mujeres embarazadas, los bebés no natos y los y las niños y niñas (última actualización: 16.03.2020).

1. COVID-19/ SARS-CoV-2 – Síntomas y progresión de la enfermedad
Actualmente no existe ninguna vacuna para el coronavirus. La única opción, actualmente, es tratar los síntomas. En caso de infección, se debe solicitar atención médica profesional con el fin de evitar el desarrollo de síntomas más graves. Para evitar la transmisión de la enfermedad a terceros, los pacientes que creen poder tener la infección deberían llamar al teléfono de emergencia indicado en cada caso y seguir las instrucciones proporcionadas. El tiempo que transcurre entre que uno se infecta y aparecen los primeros síntomas (periodo de incubación) es de 5-6 días de media (pero debería ser cualquiera entre 1–14 días).

De acuerdo con el Instituto Robert Koch, los síntomas de la enfermedad son los siguientes:

  • Fiebre – 80 % de los casos
  • Tos – 60 % de los casos
  • Dificultad respiratoria – aprox. 20% de los casos
  • Dolor de garganta, dolor muscular/articular, dolor de cabeza – menos del 20 % de los casos
  • Casos aislados: diarrea, náuseas, estornudos y secreción nasal

No obstante, la progresión de la enfermedad es muy diferente en cada persona, y va desde los casos asintomáticos o personan que tienen una tos leve, a los casos que derivan en problemas respiratorios graves, el fallo multiorgánico o incluso, la muerte. A continuación, le proporcionamos la información que actualmente conocemos sobre la progresión de la enfermedad, basándonos principalmente en los datos provenientes de China:

 

  • El 80 % de los pacientes sufre la enfermedad de manera leve a moderada.
  • La probabilidad de un resultado fatal es superior entre los pacientes de 60 años de edad o más
  • y los pacientes con condiciones de salud subyacentes de largo plazo.
  • Entre la población menor de 20 años el cómputo es del 2,4 % de los casos (en China), de manera que este dato nos sugiere que es mucho menos probable que se vean afectados; sin embargo, pueden ser transmisores del virus a otros grupos de riesgo.
  • También se han dado algunos casos de gravedad en pacientes no considerados de riesgo.
  • La mayor parte de los niños aparentemente sufren la enfermedad con síntomas leves.
  • Actualmente no hay evidencia que sugiera que las mujeres embarazadas sufran la COVID-19 de manera más grave.
  • No obstante, teniendo en cuenta que el sistema inmune cambia durante el embarazo, sí es posible que las mujeres embarazadas sean más vulnerables a sufrir la infección.
  • También deberían tomarse las medidas para evitar la infección, debido a que aún desconocemos, por ejemplo, el impacto que tendrá en el futuro (daño a los pulmones).

Actualmente se cree que el virus se extiende principalmente a través de las gotas de las vías respiratorias. Puede que también se extienda a través del contacto con superficies contaminadas, a pesar de que aún desconocemos el impacto que tiene esta forma de transmisión sobre las cifras globales. Lo que sí sabemos es que el virus puede sobrevivir durante varias horas en algunas superficies, excepto si estas se limpian con desinfectante.

Actualmente no existe evidencia de que la COVID-19 pueda transmitirse al feto o de que las mujeres embarazadas remitan mayor gravedad.

El comité alemán encargado de la vacunación, STIKO, recomienda que las mujeres embarazadas sean vacunadas contra la gripe (a pesar de que ahora estemos alcanzando el fin del periodo de vacunación) con el fin de evitar que se infecten de ambas, gripe y COVID-19.

2. ¿Puedo transmitir la enfermedad del coronavirus a mi bebé?

Actualmente no existe ninguna evidencia de que el coronavirus pueda transmitirse de mamá a bebé en el útero. El motivo es que el virus es más activo en los pulmones y el intestino, no en sangre, por lo que la probabilidad de poder transmitir la enfermedad al bebé es baja.

Hasta la fecha, NO se ha encontrado el virus en la leche materna, en la sangre del cordón ni en el líquido amniótico de madres infectadas.

Existen pocos casos de bebés recién nacidos infectados con SARS-CoV-2/COVID-19; sin embargo, es imposible saber si el virus ha sido transmitido antes, durante o después del nacimiento.

3. Recomendaciones para mujeres embarazadas/madres:

  • Lávese las manos regularmente con jabón durante al menos 30 segundos.
  • Evite tocarse la cara.
  • Vacúnese contra la gripe (en caso necesario) para evitar una doble infección.
  • El uso de mascarillas está únicamente recomendado en el caso de mujeres embarazadas infectadas de coronavirus para evitar la transmisión a terceros.
  • Las mascarillas de por sí no proporcionan ninguna protección a quien las lleva puestas. Es mucho más efectivo lavarse las manos regularmente, evitar el contacto con terceros y mantener la distancia social.
  • Puede seguir amamantando al bebé.
  • Evite el transporte público.
  • Como sucede con el resto de la población, es esencial que se cumpla con las restricciones oficiales tanto de movilidad como en lo referente a la actividad diaria. Incluso en caso de que no haya ninguna restricción en la región en la habita, quédese en casa todo lo que pueda y evite el contacto no esencial con terceros. Incluso si las mujeres embarazadas parecen no remitir enfermedades más serias, existe riesgo y sin saberlo, podría transmitir la enfermedad a terceros, incluso sin haber tenido ningún síntoma.
  • En Austria, se recomienda que los controles en el caso de las mujeres embarazadas sanas, ej. las que figuran en el Mutter-Kind-Pass (pasaporte de madre e hijo/a), deberían ser pospuestas. Pueden administrarse vacunas (última actualización: 16.03.2020).

 

Como sucede con otra información referente al coronavirus, es importante recordar que aún existen pocos datos y se han realizado pocos estudios, de manera que muchas de las cuestiones no tienen una respuesta definitiva. El mejor enfoque, por lo tanto, es que todo el mundo tome las precauciones necesarias. No hay motivo para el pánico, pero las mujeres embarazadas, en concreto, no deberían subestimar la gravedad de la situación. Es esencial prestar atención a todas las advertencias relativas a los desplazamientos y las restricciones.

Algunas personas consideran que las restricciones impuestas en las diferentes regiones son fruto de la sobrerreacción debido al escaso número de casos. No obstante, el peligro es que el virus puede extenderse muy rápidamente debido a que la COVID-19 es muy infecciosa. Si son muchas las personas que enferman de manera simultánea, las unidades de cuidados intensivos podrían desbordarse y podría ser que no fueran capaces de tratar a todos los pacientes por falta, por ejemplo, de ventiladores para todo el mundo. Tampoco tendrán suficiente capacidad para gestionar otras emergencias médicas.

Por lo tanto, es de vital importancia que una cuide de sí mismo y de sus seres queridos.

Nota: La información proporcionada es de marzo de 2020. Debido a que la información relativa a la COVID-19 cambia constantemente, no podemos garantizar su nivel de precisión. En caso de duda, por favor, consulte con su médico.


Fuentes:
www.rki.de/DE/Content/InfAZ/N/Neuartiges_Coronavirus/Steckbrief.html

www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(20)30360-3/fulltext

www.youtube.com/watch

wien.orf.at/stories/3039253/

www.unicef.de/informieren/aktuelles/blog/coronavirus-das-sollten-eltern-und-schwangere-wissen/211680

X