Selecciona tu pais

X
Schnuller

Horóscopo del bebé

Por supuesto usted sabe mejor, que necesita su pequeño - pero aún así es interesante saber lo que dicen las estrellas. Con el horóscopo MAM para bebes puede descubrir las influencias del signo del zodiaco o signo del sol, y también enterarse del efecto de la constelación de los planetas a los talentos, fuerza y los deseos de su bebe.

¡Que mundo más rico! ¡Me apunto a probarlo!

Los niños de este signo del zodiaco son despiertos, ávidos de saber y de intelecto ágil. Cuando todos los niños ponen los ojos como platos, el niño acuario los abre aún más. Examina el mundo muy atento, buscando nuevas impresiones.

Para el pequeño acuario lo nuevo y lo desconocido es enormemente fascinante y atractivo. Muy raras veces tiene miedo: ¡la curiosidad le gana!El profesor Inventus y sus locas creaciones

Las ideas son el mundo del niño acuario. En un niño de este signo hay un inventor escondido ya desde la edad más temprana. Tiene un enorme talento para inventarse juegos y es impresionantemente creativo. El niño acuario tiene desde el primer día ideas y ocurrencias originales (a veces algo alocadas). Para fomentar este talento necesita un "campo de juego" que ponga a su disposición un sinnúmero de posibilidades. Deje que su niño sea creativo por sí mismo: los juegos de construcciones serán el juguete perfecto para él.

Creo mi propio mundo según mis gustos

El niño acuario no se lleva demasiado bien con las normas. Con este pequeño librepensador rebosante de creatividad los padres suelen fracasar si recurren a frases como "Hay que hacerlo así", "Eso no se hace" o "Porque sí". Agotador, ¿verdad? Es que a su niño le gusta pensar por sí mismo... ¡Alégrese!

Ya desde temprana edad es un idealista. Para que se atreva a poner en práctica sus ideas necesita unos padres que le animen a hacerlo.

La vía fácil no vale

A los niños de este signo les gusta tomar la vía fácil: cuando dicen "No soy capaz" muchas veces quieren decir "Házmelo tú". Cuando hablamos de aceptar responsabilidades, los niños de este signo suelen necesitar algo de apoyo. Enseñe a su niño a asumir responsabilidades dentro de lo que pueda hacer a su edad, pero nunca deje que sea él quien decida. Ya se trate de cargar con su propio muñeco, regar las flores o darle de comer al hámster, vigile que termine las cosas empezadas y no permita que las deje a medias: ello le dará seguridad en sí mismo.

El pequeño yo soy yo

El niño piscis es una pequeña alma que absorbe como una esponja todas las vibraciones de su entorno. Ya desde pequeño cuenta con un sexto sentido y percibe perfectamente cómo se sienten las personas que lo rodean. Los niños de este signo son muy intuitivos y comprensivos. A veces les cuesta distinguir si son ellos mismos quienes están sintiendo algo o si en realidad sólo están notando cómo se sienten los demás.

Los pequeños piscis necesitan un entorno en el cual los sentimientos estén permitidos y se valoren debidamente. Enseñe a su niño que la risa viene de la felicidad y que el llanto no es nada vergonzoso.

Los niños piscis necesitan especialmente mucho amor, seguridad y calor de hogar. En un ambiente cariñoso florecen y revelan sus talentos. Su entorno le da seguridad y se ocupa de que, a pesar de su naturaleza soñadora, tengan siempre los pies en el suelo

Arquitectos de castillos en el aire

Los pequeños piscis tienen desde el principio una segunda vivienda: el castillo de la calle Sueños, justo a la izquierda de la Nube número 7, país del Aire. En ese mundo el niño piscis tiene amigos, vive aventuras y grandes momentos. Necesita tiempo para sus fantasías y a veces simplemente no está en el mundo real. No se extrañe si su niño trae a casa un amigo... a quien, por más que se esfuerce, usted no consigue ver: es parte de su forma de ser.

Artista

Un mundo de fantasía tan rico como el del niño piscis constituye una fuente de inspiración para todo lo artístico. El niño piscis es muy creativo, una cualidad que debe fomentarse desde el principio. Deje que pinte, cante y baile: le sobra talento para ello, y además las posibilidades de expresión creativa son muy importantes para su bienestar desde las edades más tempranas.

A veces también contra corriente

Los pequeños piscis se adaptan muy bien y disfrutan nadando en la dirección en que les lleva la corriente. No porque les guste especialmente, sino porque les resulta fácil y con ello consiguen evitar discusiones. Los niños de este signo necesitan que se les anime a expresar sus propias necesidades y a exigir alguna cosa en momentos concretos. Ayude a su niño a expresar sus deseos y a pensar también en sí mismo.

Siempre al pie del cañón

El niño aries se entusiasma con todo lo nuevo y no deja nunca de aumentar su caudal de impresiones. Un muñeco nuevo, un coche nuevo, un juego nuevo: se lanza sobre él y no lo deja... hasta que le distrae una novedad aún más reciente.

Su atención raras veces dura el tiempo necesario para terminar un puzzle o mirar un libro con paciencia hasta la última página; para los pequeños aries simplemente existen demasiadas cosas interesantes en este mundo.

Pero tenga cuidado de no abrumar a su niño con demasiadas impresiones y un exceso de juguetes: es mejor ayudarle a concentrarse en una sola cosa y detenerse en ella algo más tiempo. Así aprenderá lo divertido que es llevar a término algo empezado.

Muchas veces menos es más

A los padres de los niños aries se le recomienda "esconder" parte de los juguetes, para después de algún tiempo volver a sacar los que han guardado y reservar a su vez la otra mitad. De esta forma se evita sobre-estimular al niño y se consigue que siempre tenga algo nuevo con lo que jugar.

Héroes con espíritu aventurero

¿Un safari por el jardín? ¿Un crucero sobre un colchón hinchable? Es justo lo que necesita su niño. Los pequeños aries tienen espíritu aventurero y están siempre dispuestos a emprender cualquier expedición, pues son intrépidos, curiosos e incansables. Si además tienen la oportunidad de interpretar el papel de héroe, no hay duda de que lo aprovecharán. Convierta el balcón en una jungla peligrosa y la bañera en un barco de piratas: su niño es un capitán estupendo y se lo agradecerá. Los niños aries son espontáneos y muy creativos cuando se trata de elegir un juego. Leonardo da Vinci y Vincent van Gogh eran del signo aries, y fueron pioneros en muchos otros campos además del artístico. Esté preparado para llevarse muchas sorpresas: nunca se sabe lo que se le ocurrirá al niño aries.

Lleno de energía

Los pequeños aries rebosan energía, lo que a veces llega a agotar a sus padres. Moverse es especialmente importante para ellos y contribuye en gran medida a su bienestar y equilibrio. Por ello lo mejor es organizar las aventuras heroicas al aire libre, si el tiempo lo permite.

Rabietas sí, pero con empatía

Los niños aries son encantadores, pero a veces pueden coger unas rabietas tremendas. Se trata de emociones que también deben estar permitidas de vez en cuando. Enseñe a su niño formas positivas de encauzar su ira. Es importante hacerle ver que puede herir a los demás; el niño de este signo lo entenderá desde muy temprano y cambiará rápidamente su comportamiento.

Al encuentro de la naturaleza

El niño tauro ama la naturaleza y quiere explorar el mundo con todos los sentidos: ¿cómo es el tacto de la arena y la tierra? ¿Cómo huele esa flor roja? ¿Cómo sabe el césped verde? ¡Cuidado, padres! Los pequeños tauro lo prueban todo. Aún así, no dude en facilitar estas experiencias a su niño: es su manera de entender el mundo.

Unas vacaciones en la granja son perfectas para él: alborotando en el prado, jugando al escondite en el establo y paseando por el bosque descubrirá mucho que ver, oír, oler y saborear.

¡Una ración de besos y abrazos, por favor!

El contacto corporal es muy importante para el niño tauro, así que los cariños deben ser un punto siempre presente en el orden del día. Su niño disfrutará igualmente un masaje, la aplicación de una crema o un baño aromático.

Dulces como la miel

Los niños de este signo saben disfrutar desde muy pequeñitos de una buena comida y son personas de natural goloso y sensorial. Si pudiesen elegir, dejarían casi siempre el plato principal: ¡prefieren pasar directamente al postre!

Ir sobre seguro

El niño tauro necesita mucha seguridad. Las personas cumplidoras y fiables son para él tan importantes como que el día siga una rutina regular. Se enfrenta a las cosas nuevas con grandes dosis de prudencia e inseguridad. Si las novedades llegan con demasiada rapidez al niño tauro puede suceder que reaccione con un terco "no". Los padres deberían preparar un poco al niño si prevén la visita de personas extrañas. Su mantita de siempre o una melodía conocida le aportan seguridad. Los niños tauro casi siempre tienen talento musical.

Cuando el pequeño tauro se propone con determinación hacer algo, revela lo realmente testarudo que es hasta el punto de que a veces no hay manera de hacerle entrar en razón. Es importante dar al niño tauro su propio espacio, un lugar donde también estén todos sus juguetes y donde pueda entretenerse tranquilamente con todos ellos.

La curiosidad en persona

El niño géminis es curioso desde el primer día. En poquísimo tiempo el cochecito de recién nacido se quedará anticuado, puesto que desde la posición tumbada no ve todo lo que le gustaría.

Ya en los primeros meses de vida conviene que los padres transformen su hogar en un entorno seguro para los niños: cuando se quieran dar cuenta, el pequeño géminis estará de excursión por toda la casa, sin dejar un rincón inexplorado.

En la vida ideal del niño géminis no debe haber un solo segundo sin jaleo. Los géminis son de esos niños que dejan a todo el mundo con la boca abierta, puesto que duermen mejor cuando hay mucho ruido. Con suma atención absorben todas las impresiones en su entorno, ya que no quieren perderse nada. Los pequeños géminis empiezan a hablar desde muy temprana edad; no es de extrañar, pues necesitan del lenguaje para poder expresar las preguntas más curiosas.

Lo malo de los niños de este signo es que son extremadamente impacientes, sobre todo porque corren sin parar de un acontecimiento al siguiente. Siempre están en el lugar donde se encuentran las cosas más interesantes... ¡Qué le vamos a hacer si ese lugar cambia tan deprisa!

Preguntas y más preguntas

Los niños géminis destacan por su gran sed de conocimiento, que les lleva a querer entenderlo todo. Esta característica puede causar no pocos problemas a los padres, especialmente cuando llega la edad de las preguntas. Cuando el pequeño diablillo quiere saber de repente por qué llueve, cómo funciona un motor diésel y qué es un fuera de juego, a menudo los padres no saben qué contestar. Por eso conviene darle gran cantidad de libros sobre los temas más diferentes. No tenga duda de que mirará y leerá esos libros cientos de veces.

Juego y deporte

Los pequeños géminis son muy abiertos y sociables, y por eso tienen muchos amigos. Sus padres deberían empezar a pensar desde el primer momento en asignarle a su niño una habitación espaciosa en la que se puedan celebrar muchas fiestas infantiles. Formar parte de algún grupo infantil o acudir a un curso de gimnasia para niños de corta edad también entusiasmará a su pequeño.

Dado que los niños géminis son muy versátiles y creativos, los juguetes más adecuados para ellos son los que se pueden modificar. El Duplo y las piezas de madera para hacer torres y collares ofrecen constantemente la posibilidad de crear nuevas formas de juego y desarrollar ideas propias.

Corazón e inteligencia

Los niños nacidos bajo el signo de géminis suelen ser muy listos. Para fomentar la interacción entre la cabeza y el corazón, los padres de los pequeños géminis deberían ocuparse especialmente de sus sentimientos y mostrarles humanidad con su propio ejemplo. La mejor forma de hacer que los niños de este signo acepten sus propias debilidades y características es hacer que las perciban en otras personas, que entiendan que no tienen nada de malo y que asimilen que simplemente son una parte de sí mismos.

Un osito de peluche muy cariñoso

Los niños cáncer son extremadamente emocionales, afectuosos y sensibles. Necesitan mucho amor y cariño. Los padres deben introducir desde el principio suficientes horas de caricias en el transcurso del día. Sentirse seguros y contar con un nido en el que cobijarse es lo más importante para los pequeños cáncer. Incluso tener un horario fijo de comida y sueño puede contribuir a crearles más seguridad, al significar una constante en la que pueden confiar.

Los niños de este signo tienen una antena muy sensible que percibe las tensiones y las emociones de su entorno, tanto que a menudo se olvidan de cómo se sienten ellos mismos. Los padres pueden evitar que esto pase contándoles a sus niños con frecuencia cómo se sienten; de esta manera el niño cáncer podrá identificar de dónde vienen esos sentimientos y aprenderá a delimitarlos. También puede ser positivo celebrar "consejos familiares" cuando se presente un acontecimiento especial y hablar con calma sobre cualquier ofensa o desilusión hasta llegar a un acuerdo.

Un espejo viviente

Cuanto más equilibrado sea el entorno del niño cáncer, mejor se sentirá. Hablamos de pequeños que reflejan el estado de ánimo de quienes les rodean de forma más acusada que los demás niños. En un entorno conocido y seguro los pequeños cáncer florecen, revelándose entonces como niños divertidos, inocentes y alegres. Casi ningún signo ofrece tanta fantasía y creatividad como cáncer.

Idealistas desde el principio

El niño cáncer pertenece al signo más social. Tiene empatía con los demás y a menudo se reconoce en la guardería porque es el niño que no devuelve el golpe porque siente pena de lastimar al agresor. Los pequeños cáncer estarían encantados de la vida si todo el mundo se entendiese bien y si todas las personas fuesen tan consideradas como ellos mismos.

Cuando el niño cáncer se siente desilusionado o inseguro, se mete enseguida en su concha, que sólo con mucha comprensión y empatía vuelve a abrirse.

Jugando a la vida

Para los niños cáncer son ideales juegos de roles sociales. En los juegos de familias son siempre los personajes que más se preocupan de los demás. También las muñecas y los peluches están en las mejores manos con ellos: ningún otro niño los cuida tan cariñosamente.

Dado que los pequeños cáncer también están muy dispuestos a ayudar, los padres pueden pedirles desde edades tempranas que colaboren en las tareas de la casa. Pedirle al niño cáncer que ayude a ordenar el cuarto de los niños o a poner la lavadora refuerza su auto-confianza, sobre todo si por ello recibe reconocimiento y gratitud por parte de los padres.

Un niño con calidades de estrella

El niño leo nace pleno verano, cuando el sol brilla en su plenitud. ¡Si hay un niño que haya nacido para el escenario, ese es el niño leo! Ama el aplauso y los focos. Un niño de este signo se siente muy feliz cuando es el centro de atención, y además rebosa talento para serlo. Al principio basta su adorable aspecto y encanto infantil: la sonrisa y el guiño son técnicas que utiliza conscientemente ya desde la edad más temprana. Más adelante son las capacidades creativas las que le aseguran una multitud de admiradores. Ya sea en pintura, música, baile o teatro, el niño leo sabe cómo impresionar a los demás.

No estás solo

Con ambición, talento y carisma, su hijo tiene todos los ingredientes para el plato del éxito. Un niño con tantos dones puede correr el peligro de estar muy predispuesto de sí mismo y olvidar a veces que otras personas también son importantes. Para que esto no ocurra, necesita padres que le pongan las cartas sobre la mesa delicadamente. Afirme los talentos de su hijo, pero enséñele también a apreciar las cualidades y esfuerzos de los demás.

Corazón para otros

Al recrearse en el éxito se corre el riesgo de no ver que otros no lo tienen tan fácil. Unos padres cariñosos deben descubrir al niño su propia capacidad de compasión y animarle a dejar que hable su corazón. También en este ámbito tiene talento: sólo hay que darle un empujoncito. El niño leo es muy cariñoso y generoso, puede casi inundar a los demás con su cariño.

La ambición de destacar

Un niño de este signo quiere tomar muy pronto sus propias decisiones... y mantenerse en ellas. Cuando se ha entusiasmado por algo con todo su espíritu, desarrolla una gran ambición. No tenga miedo: este entusiasmo es más que una efímera emoción del primer momento. Cualquier cosa que empieza un niño leo la acaba a lo grande. Así que invertir en una caja de pinturas, unas zapatillas de ballet o un piano merece la pena en todo caso.

Y una vez llevada a cabo la obra, su niño necesita un gran público y un montón de aplausos.

El orden hace al maestro

Un niño nacido bajo el signo de virgo necesita orden. En un ritmo estable se siente seguro y bien. Aunque si se trata de ordenar su habitación, cierto es que no es más aplicado que otros niños... pero sí estará muy agradecido si mamá o papá se ocupan de esta tarea.

Le gusta vivir en un entorno cuidado y le encanta que en su cuarto cada cosa tenga su sitio: los cuentos clasificados según el tamaño, los coches ordenados según el color y las muñecas colocadas con esmero una al lado de otra.

¡El algodón no engaña!

Para un niño de este signo la limpieza es importantísima. Aunque como es natural se ensucia durante el juego, después espera el baño con ilusión. ¿Manos pegajosas de chocolate? ¡No por mucho tiempo! Al niño virgo le gusta la pureza. ¿Pintar con los dedos? No hay problema... pero tenga preparada el agua para que se lave las manos después.

Sólo probando se aprende

¿Será su hijo un pequeño Einstein? No lo sabemos exactamente, ¡pero los astros lo pintan bien! El niño virgo tiene un sentido de la lógica muy marcado que debe fomentarse. Desde muy pronto quiere comprender las interacciones de los distintos elementos y aprovecha con alegría cualquier estímulo en este sentido. Aprende mejor cogiendo las cosas y ocupándose con ellas. En su cabeza todo gira alrededor de las preguntas “¿Para qué sirve?” y “¿Qué se hace con esto?”. Deje que lo pruebe todo y no le dé siempre las respuestas de antemano: ¡su hijo es listo y no tardará en llegar por sí mismo a la solución!

Enfrentarse a las novedades

Los padres tienen suerte: el niño virgo es muy sensato para su edad y casi siempre acepta los límites que le impone su entorno. Cuando se presenta algo nuevo y desconocido, en cambio, a veces tienen que echarle una mano. Los niños de este signo suelen ser tímidos y prudentes frente a las personas, situaciones y cosas que desconocen. Cierto es que la prudencia es una virtud, pero siempre en la medida correcta. La tarea más importante de los padres es infundirle valor a su niño y apoyarle para que se atreva a dar un paso más. Sólo así se sentirá seguro de sí mismo y podrá desarrollar sus múltiples talentos.

Pensando en los demás

Los niños libra son diplomáticos desde que nacen. Desde muy pequeños saben que teniendo consideración y compresión para con los demás se llega mucho más lejos en la vida. Los pequeños libra nunca recurren a vencer en lugar de convencer, aunque en el fondo algunas veces les gustaría.

Los niños de este signo gozan de gran capacidad de adaptación y no dudan en posponer voluntariamente sus propios deseos. Por ello, los padres deberían vigilar que sus niños aprendan a definir sus necesidades, exigirlas y también satisfacerlas. Deberían animar a sus pequeños libra a manifestar su propia opinión y a defenderla ante los demás. No en vano es esta una capacidad que la persona debe dominar como muy tarde en la edad adulta si no quiere quedarse atrás en este mundo en que vivimos.

Diplomacia en el cuarto de los niños

Los libra son personas que necesitan armonía. Desean una convivencia pacífica con el prójimo y están dispuestos a hacer casi todo para conseguirlo. En la guardería son frecuentemente ellos los conciliadores, siempre esforzándose por establecer un espíritu de equipo y mutua empatía en el seno del grupo.

Los niños libra siempre agradecen que se ocupen con ellos. La mejor manera de hacer que descubran el mundo es conversando con ellos y contándoles historias fantásticas. “Que cuando hay un relámpago es porque los angelitos se han hecho una foto” convence sin dudas a los pequeños libra: aceptan sin reparos la explicación como respuesta a una de sus múltiples preguntas. Conviene que los padres tengan preparada una buena provisión de historias diferentes..

¿Libra = equilibrio?

Cuando se requiere una decisión de un niño de este signo, los platillos de la balanza se desequilibran rápidamente. ¿Es mejor jugar con la muñeca o prefiere achuchar al peluche? Sopesa todas las alternativas con mucho esmero para no cometer ni un error. Por consiguiente el niño libra tarda mucho en elegir.

Unos padres cariñosos deberían animarle a pensar también en sí mismo y enseñarle a tratar las diferencias de opiniones. También una disputa puede desembocar en una decisión, y a veces incluso sirve para aclarar las cosas. Para el niño libra es importante desarrollar una cultura de discusión disciplinada, incluso si habitualmente evita los enfrentamientos.

No hay secreto

El niño escorpio es un ser cariñoso y apasionado. Va por su propio camino y no tiene miedo ante los retos. Ningún secreto se le oculta durante mucho tiempo a los pequeños escorpio. Descubren cuál de los monstruos se alimenta de cinta de vídeo y qué pasa si se tira de la cisterna después de lanzar un juguete al váter... y todo ello sin dar a sus padres ni la más mínima oportunidad de reaccionar a tiempo. Desde el principio los temas tabú no existen para los niños de este signo: quieren averiguarlo todo, entenderlo todo y saberlo todo.

Los escorpio se aburren rápidamente. Cuando esto ocurre tienen que encontrar enseguida nuevos escondites y juegos. Si los padres buscan a su pequeño escorpio, lo mejor es que miren en la copa del árbol más alto o en el rincón más escondido de la casa. Aunque estos niños reúnen una enorme energía y pasión para las cosas que les interesan, pierden la ilusión en un abrir y cerrar de ojos.

Las prohibiciones y sus efectos

No hay otro signo que iguale al escorpio en individualismo. Sin embargo, el niño escorpio es muy vulnerable y siente con mucha intensidad sus propias debilidades. Por miedo de herirse, los niños escorpio se retiran rápidamente y observan su entorno desde la sombra.

Para los pequeños escorpio las prohibiciones son un reto, lo que realmente hace interesante una cosa. Sólo aceptarán las normas si se les explican claramente sus razones... y si a ellos les parecen convincentes.

Un perfeccionista lleno de sensibilidad

El niño escorpio desea ser perfecto. Por ello conviene que los padres le muestren con ejemplos vividos que las debilidades forman parte de la vida y que nadie tiene que ser perfecto para ser amado.

También es importante para los niños de este signo saber que cada fin esconde dentro de sí un nuevo inicio. Deben aprender a terminar las cosas y a pasar página para ser libres de emprender nuevos proyectos. Y es que el mundo tiene siempre muchas cosas nuevas que ofrecer al pequeño escorpio.

No se le escapa una

Los niños sagitario quieren tener una visión de conjunto perfectamente completa en su vida. Nada se escapa de sus atentos ojos y los secretos no se les ocultarán durante mucho tiempo. Los padres de los pequeños sagitario harán bien en hablar con ellos sinceramente ya desde temprana edad, incluso sobre cuestiones aparentemente “de mayores”. Los secretos sólo llevan a que los niños sagitario insistan todavía más y que quizás se sientan confusos.

Especialmente importante para los niños de este signo es moverse lo suficiente. Da igual si es jugando al balón, montando en bici o haciendo gimnasia: para los sagitario casi todos los deportes son adecuados. Sí es importante que los movimientos tengan un propósito; correr del punto A al B no es suficiente para los pequeños sagitario. En la meta deberían esperarles al menos un estupendo parque de aventuras o un picnic con la familia.

El pequeño tentetieso

Los pequeños sagitario recuerdan a menudo a los muñecos tentetiesos. Perciben los contratiempos como una oportunidad y simplemente lo intentan una vez y otra y otra. Por ello a menudo dan la impresión de ser ambiciosos. Pero en el fondo, su vehemencia está sólo en su ímpetu de ser independiente.

Es frecuente que su entusiasmo nato lleve a los niños sagitario a sobre-estimarse. Al ser así, se empecinan todavía más en probar sus límites, ¡sin pensar en las consecuencias! Conviene que los padres intenten de manera cariñosa acercar a los pequeños sagitario a sus límites personales en forma de juego para hacerles comprender que no es necesario saber hacerlo todo a la perfección desde el primer momento.

Todo en su justa medida

Los niños de este signo muestran cierta tendencia a la desmesura. Ya desde edades tempranas son apasionados de la buena comida. Pero si los padres vigilan que puedan desfogar su enorme instinto de movimiento, esto no será ningún problema.

Si se pretende que el cuarto del niño sagitario tenga espacio suficiente para contener sus juegos de aventuras llenos de fantasía, habría que partir como mínimo del tamaño de un salón de baile. Dado que en pocas casas se dispone de habitaciones de tal tamaño, los pequeños sagitario a menudo improvisan y simplemente transforman las demás habitaciones. La bañera se convierte rápidamente en un barco de piratas o la cocina en un supermercado.

El mundo de color de rosa

Generalmente los sagitario son niños muy vivaces y alegres. Por ello son queridos en todas partes y conocidos como unos soles. Tienen talento para jugar al teatro y desbordan alegría al hacerlo, sobre todo porque con ello pueden entretener y divertir a su público.

Los niños sagitario quieren mostrar siempre su lado bueno y a su vez perciben las partes buenas de su vida. Lo ven todo de color rosa. Los padres deberían esforzarse para que mantengan esta cualidad positiva el mayor tiempo posible.

Fuerza de voluntad y constancia

Los niños capricornio saben muy bien lo que quieren. No hay ningún otro signo con tanta fuerza de voluntad. Los padres que a veces se desesperan por la tozudez de su hijo deberían pensar en las ventajas de este rasgo característico. Para los pequeños capricornio casi no hay ninguna meta que no puedan alcanzar, apenas hay obstáculo que no puedan superar. Al mismo tiempo y desde muy pequeños, los niños capricornio conjugan paciencia y dedicación: más de un adulto debería tomar ejemplo de ellos.

Lamentablemente son muchas las ocasiones en las que los niños de este signo se proponen una meta demasiado alta. Pero a pesar de ello casi siempre consiguen lo que quieren a base de denodados esfuerzos. ¿Y qué sería el mundo si no hubiese niños que quieren tocar el cielo?

La razón y su contrario

Las normas impuestas por los padres deben explicarse sin falta al niño capricornio. Una prohibición pronunciada al azar no será aceptada por los niños de este signo, simplemente. Todo debe ser plausible y lógico y tener sentido para el capricornio: entonces sí que sabrá conducirse de acuerdo con las reglas.

Los pequeños capricornio son razonables por naturaleza; eso sí: una vez que se han formado una opinión fija, la mantienen. Entonces resultará una gran ventaja que el capricornio tenga cuernos... Protegen contra heridas graves cuando el pequeño se empeña sin remisión en romper la pared a cabezazos para conseguir su propósito.

La hacendosa abeja obrera

Seguro que la abeja Maya era del signo de capricornio, puesto que ningún otro signo del zodiaco es un trabajador tan aplicado, paciente y resistente.

En el parque se reconoce a los pequeños capricornios porque siempre son los últimos en ponerse manos a la obra: la precisión y la planificación perfecta de todos los juegos caracterizan a los niños de este signo. El problema es que a menudo los demás niños ya han terminado con el juego cuando el capricornio consigue por fin tenerlo todo planificado y estar listo para participar.

Los niños capricornio suelen ser muy responsables. Dado que sobre todo se definen a través de sus resultados, tienen mucho miedo de fracasar. Como padres de un pequeño capricornio conviene sin duda reforzar la seguridad en sí mismo y la personalidad de su niño. Enséñele que lo quieren tal y como es y que errar no es nada malo, sino un rasgo humano.

X