#pathtoparenthood

Rashmi - Infertilidad y expectativas culturales


4 hijos - 2 niños y 2 niñas ... eso es lo que siempre pensé que tendría cuando pensaba en una familia. Es curioso que ahora, cuando miro atrás, la vida tenía claramente un plan diferente. Los/as que me conocéis sabéis que soy una chica positiva, que siempre mira el "lado bueno" y que adora a los/as niños/as, pero tener hijos/as es uno de los viajes que probablemente me ha hecho cuestionar ese lado optimista de mí a veces.

Cuando mi marido y yo nos casamos, aunque hablábamos de hijos/as y de nuestros planes a largo plazo, no pensábamos que tardaríamos 10 años en tener un/a hijo/a. Disfrutamos de 9 años de matrimonio "sin niños"... solo nosotros dos. Pero creo que en el fondo de mi mente, con cada cumpleaños, me estaba dando cuenta de que no nos quedábamos embarazados y de que me estaba haciendo mayor... y que "¡mis óvulos se estaban muriendo!". Cada vez que alguien anunciaba que estaba embarazada, o me invitaban a una fiesta de bienvenida al/a la bebé, o me decían que iban a tener su segundo o tercer hijo, lloraba por dentro. Por supuesto, estaba encantada con ellos, pero no dejaba de pensar: "¿Por qué yo no?" Además, mi familia, mis amigos e incluso los desconocidos me decían cosas como:

"Es tu culpa (no tienes hijos)"… ¡Sí, alguien realmente me dijo eso!

"¿Cuándo vas a tener hijos/as?... ¡No lo dejes para muy tarde!". ¡… erm, no mierda!

"¿No quieres tener hijos/as? - Son tan especiales … ¡err... como si no lo supiera!

"¿Está bien tu relación?" ¿… en serio?

"¡Ya sabes, si tienes problemas en tu relación, los/as niños/as lo solucionarán!" … Quiero decir, ¿me estás tomando el pelo?

"¿Sabes que tus óvulos se están muriendo?" … (suspiro ... bofetada en la cara)

No voy a mentir, estos comentarios me dolieron... mucho... pero soy resistente y pude sobreponerme."

"En la cultura hindú, la gente no habla de la infertilidad… ¡Somos de la tierra del Kama Sutra, una cultura en la que se supone que las parejas tienen un/a hijo/a a los 9 meses de casarse y donde hay una población desbordada! La infertilidad es una sensación de vergüenza. Además estamos en una cultura en la que la mujer es la que se ve como "el problema" y siempre se le pregunta si va a tener hijos/as y cuándo; a menudo mi respuesta suele ser "¡Pregúntale a mi marido!" ¡… que pronto calla a la gente! Realmente no tenía a nadie con quien hablar sobre la primera parte de mi viaje. Hablé con mi mejor amigo, que era una roca, y un día me desperté y pensé: voy a ver a un médico de fertilidad. Después de pruebas y más pruebas, nos remitieron a un maravilloso médico especializado en FIV. Fue optimista, positivo y escuchó mi historia. Era justo lo que necesitaba como persona para llevarnos a través de este viaje. Me habló del proceso de FIV, dibujó diagramas y Mannie y yo sólo escuchamos. Nunca habíamos pensado que tendríamos esta conversación, pero allí estábamos... escuchando a alguien que me hablaba de las inyecciones, los medicamentos, las pruebas, los ciclos, los procedimientos y los exámenes que tendría para, con suerte, tener un/a bebé al final. Y así comenzó el viaje de la infertilidad.

No voy a entrar en demasiados detalles sobre los diferentes detalles de cada ciclo, tratamiento, etc., pero quería compartir la montaña rusa emocional y física de un viaje. ¿POR QUÉ? Bueno, algunas razones:

Me gustaría haber hablado con otras personas que están pasando por sus viajes para obtener apoyo y consejo.

Me doy cuenta de que las mujeres y las familias del sudeste asiático no hablan de ello... quizá por el estigma, la vergüenza, el "¿qué dirá la gente?" … quien sabe.

Lo que sí sé es que hoy, a través de mi viaje, hemos sido bendecidos con 2 hijos sanos que comparten mi positividad en la vida, uno de los cuales tuvimos a los 37 años y el otro a los 44. Así que, independientemente de cuál sea tu camino, no dejes que los demás te dicten lo que debes o no debes hacer y mantente fiel a ti misma.

Share your story!