Una mujer embarazada sentada sobre una manta en el suelo y apoyando manos en el vientre.

Semanas de Embarazo

La semana 24 de embarazo

¿Calambres en el vientre?


Alrededor de la semana 24 de embarazo, algunas mujeres se llevan una sorpresa: ¡su vientre se vuelve duro como una roca! Antes de pensar “Dios santo, ¿qué está pasando?” y asustarte, mejor sigue leyendo este artículo, donde descubrirás por qué puedes estar tranquila con las contracciones de Braxton Hicks y qué otras cosas te esperan en el último tramo del segundo trimestre.

¿Qué pasa en el vientre en la semana 24 de embarazo?

El feto mide aproximadamente 30 cm (de la coronilla a los talones) y pesa unos 550 gramos.

¿Te has preguntado recientemente qué se siente cuando el bebé se mueve? Seguro que ahora ya lo sabes. En algunas mujeres, los movimientos incluso se pueden notar desde el exterior. Quizás tu pareja ya lo esté esperando. Tampoco es sorprendente que el boxeo y las patadas sean más palpables: los huesos son tan fuertes que tu tesoro puede levantarse y “sentarse” en el vientre.

El bebé tiene ahora el tamaño de un melón.

El bebé tiene ahora el tamaño de un melón.

Se aproxima un gran hito para el bebé: el desarrollo de los alvéolos. Esta es una de las razones por las que los bebés prematuros hoy en día tienen oportunidades de sobrevivir a partir de la semana 24. Con mucha ayuda médica, ¡pero puede funcionar! Cada día cuenta, porque los alvéolos tienen que crecer durante mucho tiempo y la sustancia importante llamada surfactante tiene que producirse en mayores cantidades para que los alvéolos no se colapsen.

Las papilas gustativas ya están listas y, a través del líquido amniótico, tu bebé puede distinguir cada vez mejor lo que has comido. Poco a poco, los ojos empiezan a abrirse. Y sucede algo más importante: con los glóbulos blancos se crea una parte importante del sistema inmunitario.

¿Cómo estás en la semana 24 de embarazo?

Tal vez ya lo hayas experimentado: de repente el vientre se endurece, como si te hubieras tragado una bola de bolos. Para las embarazadas puede ser una gran conmoción. Las contracciones falsas pueden ocurrir en las primeras etapas del embarazo, pero al principio solo afectan a pequeñas zonas del útero. Cuanto más avanza el embarazo, más se contraen los músculos uterinos y más los sientes.

A diferencia de las contracciones “reales” del cuello del útero, las llamadas “contracciones de Braxton Hicks” suelen pasar rápidamente. A veces, un simple cambio de posición y beber un poco de agua ayuda a evitar estas contracciones de prueba. John Braxton Hicks era, por cierto, un médico británico especializado en obstetricia que describió en 1872 las contracciones del útero falsas, en contraposición a las contracciones de parto.

Si se tienen contracciones, ¿cuándo se debe ir al centro médico?

Durante las contracciones falsas, el abdomen puede endurecerse y puede resultar desagradable. También pueden producirse ligeros calambres menstruales, pero, por lo general, no se produce un dolor intenso. Las contracciones falsas a veces ocurren con relativa regularidad, pero en intervalos grandes. Por el contrario, las contracciones reales vienen en oleadas en unos pocos minutos. Las contracciones de prueba suelen desaparecer con la relajación y muy a menudo también con el calor, por ejemplo, durante un baño completo.

Acude al centro médico cuando:

  • las contracciones sucedan con una frecuencia superior a tres veces por hora;
  • o a 10 veces por día;
  • si tienes dolores intensos;
  • si tienes hemorragias.

El estrés y el esfuerzo físico pueden favorecer las contracciones, así que descansa más a menudo, levanta las piernas e intenta relajarte. Las contracciones verdaderas, a diferencia de las contracciones falsas, ayudan al bebé a deslizarse más profundamente en la pelvis y, por lo tanto, suelen producirse en las últimas semanas del embarazo, a veces incluso justo al comienzo del parto.

Exámenes posibles en la semana 24 de embarazo

Es posible que se analice tu sangre para determinar el factor Rh y determinados anticuerpos. Esto sucede si eres Rh negativo y el bebé es Rh positivo. En el primer embarazo esta diferencia no supone ningún problema. Sin embargo, en embarazos posteriores, los anticuerpos pueden dañar al bebé.

También se puede realizar una prueba para la diabetes gestacional alrededor de la semana 24 de embarazo. Esto implica comprobar cómo tu cuerpo descompone el azúcar. Si los valores indican diabetes gestacional, se suelen dar consejos nutricionales. Esta forma particular de diabetes es probablemente de naturaleza hormonal y suele desaparecer por sí sola después del parto. Por eso, suele bastar con tener cuidado con ciertos alimentos durante el embarazo.


Foto: Shutterstock

Productos MAM recomendados para ustedv

MAM Start Organic Garden- Chupete

Extrapequeño para recién nacidos

Easy Start™ Anti-Colic 260ml Flow - Baby Bottle

El biberón ideal para bebés recién nacidos

MAM Start Deep Sea - Chupete

Extrapequeño para recién nacidos

Nipple Shields, size 2

For short-term support during breast feeding