La niña pone su mano en el vientre de su madre embarazada

Semanas de Embarazo

La semana 23 de embarazo

Cómo lidiar con los problemas digestivos


Al final del segundo trimestre pueden aparecer algunos síntomas de embarazo que no son dramáticos pero sí molestos. Entre ellos se encuentra el estreñimiento y también las hemorroides. Descubre aquí por qué no estás sola en esto, cómo afrontar los síntomas sin recurrir a medicamentos y lo que ocurre en la semana 23 de embarazo.

¿Qué pasa en el vientre en la semana 23 de embarazo?

El feto mide aproximadamente 28 cm (de la coronilla a los talones) y pesa unos 450-500 gramos.

Crecer y ganar peso es la tarea principal de tu bebé en este momento. Además, los órganos siguen desarrollándose y tu tesoro practica la coordinación de las manos y los dedos. También continúa practicando la succión para satisfacer la intensiva necesidad de succión después del parto.

Ya se puede ver el movimiento de los ojos bajo los párpados cerrados.

Tu bebé es ahora casi tan grande como un melón amarillo.

Tu bebé es ahora casi tan grande como un melón amarillo.

El ciclo de sueño también evoluciona y tal vez se adapta al tuyo. Es posible que tu tesoro se vuelva particularmente activo cuando te acuestas. Muchos bebés se duermen otra vez una vez que se tranquilizan. La música y los ruidos fuertes pueden despertarlo, incluso si el líquido amniótico los amortigua.

¿Y cómo estás en la semana 23 de embarazo?

Ahora el aumento de peso es de medio kilogramo por semana en promedio.Tu cuerpo requiere aproximadamente 500 kcal adicionales para ambos. No es mucho si se toma en forma de dulces, pero sí en lo relativo a frutas y verduras. Junto con la proteína magra y los productos integrales, la alimentación durante el embarazo puede ser muy beneficiosa para ti y tu bebé. Las legumbres tienen un excelente perfil de nutrientes porque están compuestas de carbohidratos complejos, proteínas, numerosos compuestos vegetales secundarios y muy poca grasa. Sin embargo, pueden causar flatulencias, que de por sí constituyen una molestia, especialmente para las mujeres embarazadas con tendencia al estreñimiento. Es mejor probar con pequeñas cantidades para ver si toleras las lentejas, los frijoles, la soja y demás.

Ingerir abundantes líquidos ayuda a la circulación y la digestión durante los trabajos pesados. El movimiento también ayuda a un intestino lento. El estreñimiento, combinado con un flujo sanguíneo problemático y los cambios hormonales en los vasos sanguíneos, también puede provocar otras molestias desagradables durante el embarazo: hemorroides.

Se presentan en casi la mitad de las mujeres embarazadas, al menos parcialmente, ¡no estás sola en esto!

Las hemorroides son muy comunes, por lo general este “cojín vascular” se encuentra en el ano y se une al músculo del esfínter. Las molestias solo aparecen cuando se agrandan. Los diferentes grados de la enfermedad se miden aquí. En el grado 1 las hemorroides están agrandadas pero todavía en el ano, en el grado 2 sobresalen hacia afuera al presionar y en el grado 3 permanecen palpables fuera del ano después de presionar.

Los remedios sencillos para las hemorroides en el embarazo (sin ningún tipo de medicación) son:

  • Alimentación rica en fibras
  • Beber mucha agua o té sin azúcar
  • Movimiento regular

Si las hemorroides son molestas, pican o arden, se pueden recetar pomadas. En la mayoría de las embarazadas, las hemorroides agrandadas desaparecen nuevamente por sí solas después del parto. Incluso si el tema es incómodo, es mejor consultar con tu médico o médica lo que debes hacer para evitar problemas a largo plazo.


Foto: Shutterstock

Productos MAM recomendados para ustedv

MAM Start Deep Sea - Chupete

Extrapequeño para recién nacidos

Easy Start™ Anti-Colic 160ml Deep Sea - Biberón

El biberón ideal para bebés recién nacidos

Starter Cup Animal 150ml - Drinking Cup

Baby's first cup. Extra light & small