Una mujer embarazada sentada en la cama abrazando con cuidado su vientre.

SEMANAS DEL EMBARAZO

La semana 36 de embarazo

Qué hacer si tienes miedo antes del parto


¡Todo está listo para el parto (por lo menos el bebé lo está)! En la semana 36 de embarazo, el bebé ya está completamente desarrollado, el lanugo ha desaparecido y quedan pocos restos de unto sebáceo. En este artículo descubrirás cómo puedes saber si el bebé se ha deslizado en la pelvis, por qué es importante que lo haga y cómo lidiar con los miedos antes del parto.

¿Qué pasa en el vientre en la semana 36 de embarazo?

El feto mide aproximadamente 47 cm (de la coronilla a los talones) y pesa unos 2600 gramos. Los pies miden unos 7 cm.

No hay mucho más que hacer, excepto crecer (seguro que ya lo sabías). A tu pequeñito le falta aproximadamente 1 kg para alcanzar su peso de nacimiento. Sin embargo, el rango de variación es muy diferente en función del bebé. Lo que es “normal” no se puede decir sin una conexión (como la predisposición y el curso del embarazo). Si el bebé nace prematuro, será más fácil si es algo más pesado. Sin embargo, a partir de este momento tu bebé ya no sería prematuro y lo más probable es que viva sin ningún tipo de ayuda médica.

El bebé tiene ahora el tamaño de una papaya. 

El bebé tiene ahora el tamaño de una papaya.

El bebé debería estar colocado con la cabeza hacia abajo en la pelvis. Algunos bebés ya se han deslizado en lo profundo de la pelvis. En ocasiones, la forma del vientre cambia y se puede apreciar cómo la bolsa cuelga más abajo. Si en un examen se determina que el bebé “ha accedido a la pelvis”, eso significa que la cabeza está más abajo de tu hueso pélvico. Es una ventaja si el parto empieza con una rotura de aguas, ya que el cordón umbilical ya no se puede enrollar entre la cabeza y la salida de la pelvis. En tal caso, se trata de un “accidente con el cordón umbilical” y una complicación en la transición del parto que puede ser peligrosa para la vida del niño.

Si la cabeza del bebé todavía no ha penetrado en lo profundo de la pelvis, en caso de rotura de aguas, la mujer embarazada debe tumbarse inmediatamente y acudir al hospital tumbada.


¿Cómo estás en la semana 36 de embarazo?

¡Solo quedan cuatro semanas hasta la fecha de parto calculada! Poco a poco, la situación se vuelve seria y a un buen número de mujeres les pasan muchos pensamientos por la cabeza:

Qué hacer si tienes miedo antes del parto

Todos dicen que es EL acontecimiento de la vida de una mujer. Es posible que en tu círculo de amistades o familiares ya hayas oído historias de partos, o que incluso hayas leído alguna en Internet. Estas te pueden alegrar, pero también intensificar el miedo. Con frecuencia, el miedo al parto está compuesto por distintos “ámbitos de preocupaciones”: los dolores, lo desconocido, el hospital, la cesárea, el recién nacido, tu nuevo rol como madre. Si sabes qué es lo que te aflige, coméntalo con tu pareja. El asesoramiento médico o psicológico también puede ser un gran alivio. Si en tu zona hay servicio de comadrona, es el punto de encuentro perfecto para las preocupaciones grandes y pequeñas sobre el parto.

En cuanto a los dolores de las contracciones, debes saber que cada mujer es un mundo. Lo que es seguro es que el miedo puede intensificar los dolores. Por eso, las prácticas de relajación han sido durante mucho tiempo un método eficaz en la obstetricia para reducir los dolores. Entre ellos se encuentran los ejercicios de respiración y las técnicas hipnóticas.


¿Cuál es la mejor manera de prepararse para el parto?

El “hypnobirthing” utiliza estos medios, pero también en los cursos de yoga para embarazadas y de preparación al parto se enseñan distintas técnicas para la relajación activa y el “trabajo de las contracciones”. La oferta varía en función de la zona. Infórmate sobre lo que puedes hacer en tu entorno y lo que más te conviene.

Tu médico o médica también puede informarte sobre las posibilidades para reducir los dolores en el parto. Cualquier cosa que te quite el miedo es buena, y eso incluye más información. A muchas mujeres les ayuda conocer un poco el hospital o el lugar de parto para sentirse más cómodas.

A menudo, el sentimiento de pérdida de control es lo que lleva al miedo. Te pones en una situación insegura con gente desconocida en el hospital. Cuanto mayor sea la sensación de seguridad que tiene la embarazada sobre su parto, más segura y relajada podrá estar, por lo general. Existen numerosos libros sobre el tema “nacimiento autodeterminado” que te explicarán el mejor modo de hacerlo. Tal vez sea una buena lectura para las últimas semanas.

Además, redactar un plan de parto ayuda a la preparación. El plan contiene instrucciones para los obstetras, como si quieres que tu pareja esté presente, si quieres la epidural o si quieres que te traigan al bebé inmediatamente después del parto (sin lavar ni una revisión exhaustiva).

Después de todo, este es uno de los puntos más importantes, pero también de los más difíciles de todos, y no solo en el parto: darte cuenta de lo que realmente es importante para ti.


Foto: Shutterstock
Fuentes: Your Pregnancy Week by Week, Prof. Lesley Regan, DK Limited, London, 2019, pp. 266 f.

Productos MAM recomendados para ti